Also available in English

Inf@Vis!

La revista digital de InfoVis.net

La Telaraña Semántica
por Juan C. Dürsteler [mensaje nº 26]

La Telaraña o Web semántica se presenta como la nueva revolución de Internet. La promesa es convertir información en conocimiento.

La telaraña mundial (www) o Web, para el caso,  es un espacio de información que ha permitido nuevos niveles de comunicación humana. Por ello mismo la información que existe en la misma se ha diseñado básicamente para el consumo humano y utiliza un lenguaje que hace difícil su utilización por parte de las máquinas para el intercambio y elaboración efectiva de datos.

Las aplicaciones de comercio electrónico, por ejemplo, requieren el flujo de datos entre proveedores, distribuidores, comercios e incluso con el usuario final. Actualmente los intercambios consisten en simples transacciones de datos separados por tabuladores o aplicaciones muy específicas.

La visión que hay detrás de la idea de la Telaraña Semántica es la de que los datos que hay en la red estén definidos de tal forma que puedan ser utilizados y comprendidos por las máquinas sin necesidad de intervención humana. La web se convertiría en un espacio auto-navegable y auto-comprensible. Pero la cosa aún va más allá, de lo que se trata es de convertir la información en conocimiento codificando los datos con metadatos, datos sobre los datos legibles de forma automática.

Esta codificación viene de la mano de la definición de diferentes Ontologias. Una Ontología es, en este contexto (no confundir con el concepto filosófico), la especificación de una conceptualización, esto es de un conjunto de definiciones de conceptos. Las Ontologías se expresan mediante lenguajes de representación como el Resource Description Framework (RDF) que, en la telaraña semántica, se construyen encima de XML.

La creación de Ontologías está dando lugar al desarrollo de Editores de Metadatos o Editores Ontológicos como Protégé o Webonto y a sistemas para favorecer la interoperabilidad, la transformación entre unas ontologías y otras. También se trabaja activamente en el procesado de las mismas mediante motores de inferencia que permiten deducir nuevos conocimientos sobre conocimientos ya especificados.

El potencial de esta futura telaraña mundial es enorme. En principio crear software sería cuestión de encontrar los componentes apropiados en la red junto con la especificación de cómo enlazarlos. Un agente apropiado (no necesariamente humano) podría realizar esta operación.

Pero para las organizaciones podría ser un verdadero salto cualitativo al permitir codificar su conocimiento interno y usarlo apropiadamente para su relación a través de la red con sus proveedores y clientes

La realización de esta visión, tras la cual están, entre otros, Tim Berners-Lee (vale la pena leer sus escritos sobre el tema) y la organización SemanticWeb, necesitará de la estandarización, de la incorporación de las muchas herramientas y tecnologias sobre las que se esta trabajando y de la adopción de unos y otras por parte del mercado.

El primer ejemplo de standard oficial es el ISO/IEC 13250 sobre Mapas Temáticos y ya existen algunas empresas que ofrecen consultoría y herramientas como Ontopia. Las empresas de la red eléctrica en los EEUU han adoptado RDF para intercambiar modelos de generación de corriente. No obstante, aun hay mucho camino por recorrer.

Por otro lado la comunidad europea está incentivando la investigación sobre este campo dentro del V programa marco de investigación.

La diferencia entre información y conocimiento es lo que hace efectiva una organización. La web semántica podría resultar un paso de gigante para pasar de una a otro, pero de momento habrá que esperar y ver.

Enlaces de este artículo:

http://www.w3.org/RDF  
http://smi-web.stanford.edu/projects/protege/  
http://kmi.open.ac.uk/projects/webonto  
http://www.w3.org/DesignIssues  
http://www.semanticweb.org/  
http://www.topicmaps.org/  
http://www.ontopia.net/  
http://www.cordis.lu/ist/ka3/iaf/swt_workshop.htm  
© Copyright InfoVis.net 2000-2018